Coronavirus México crisis económica

Pandemia: Estado sin ley

Opinión

“Cuando la arbitrariedad y la ilegalidad se atreven a levantar la cabeza con insolencia e impudicia, es siempre un signo seguro de que los llamados a defender la ley no han cumplido con su deber.”

RUDOLF VON JHERING

Con el gusto de saludarlos apreciables lectores, ¿México es un Estado sin ley?, esto ante los acontecimientos actuales, sobre el Covid-19. Lo que ahora tratare de mostrarles cual es mi visión sobre lo que lamentablemente estamos viviendo.

En nuestro país, fue iniciado el estado de Emergencia, con fecha del 18 de marzo del 2020, de manera generalizado se suspendieron, en todo el país, distintas actividades, que generaban un foco de infección, y por lo tanto zonas de riesgo, de esto no escaparon, el Poder Judicial Federal y los Poderes Judiciales de cada uno de los Estados de nuestra república.

Pues acordaron, en función, de la declaración de la OMS, quien declaro oficialmente el brote del coronavirus SARS-Cov-2, que genera la enfermedad COVID-19, como una pandemia y enfatizo que esta emergencia sanitaria mundial requiere acciones efectivas e inmediatas, de los gobiernos y las personas a fin de minimizar la transmisión y el impacto en la sociedad.

Toda esta situación, rebaso las expectativas de todos los ámbitos, y los medios de prevención y las medidas para poder realizar un soporte ideal de la sociedad.

Sin embargo, el que nos tomara por sorpresa, no justificación para la parálisis institucional que estamos viviendo, genera una tierra sin ley. En la cual lo deudores han dejado en mora sus deudas, a inquilinos morosos viviendo sin pagar sus  obligaciones, incumplimiento de contratos, solo por mencionar algunos ejemplos de actividades, que ha generado la suspensión de los tribunales civiles del país, donde están especializados por materia.

Esto es que, aunque parte de nuestras actividades, fueron cerradas, la realidad es que en el ámbito comercial civil o mercantil, se encontró sesgado, en el que la falta de pago de materias primas, la entrega fuera de tiempo con respecto de los contratos pagados por solo mencionar algunas. Problemas que ha estado afectando la economía de aquellos que aún son el soporte de la misma, los que son víctimas sin encontrar justicia.

En tiempos, donde la tecnificación, es algo de todos los días, estamos con el celular de línea, con las actualizaciones en los equipos de cómputo, es una época donde poco o nada, cuesta el tener, los medios para gestionar nuestras actividades de manera digital y virtual, y esto hemos visto, hasta ahora que tiene su funcionamiento en las clases de nuestros hijos, hermanos y nosotros mismos, en el caso, de aquellos que continuamos estudiando. La tecnología, no puede reemplazar todas nuestras actividades pero permite las fórmulas para con ligereza poder llevar a cabo estas actividades de la mejor manera.

Me queda por concluir lo siguiente, primero.  – La autoridad en todos los niveles y en todas las áreas, fueron rebasadas al tomar decisiones que no tenían fundamento, dejaron de observar las dimensiones territoriales de nuestro país, la estructura económica de la que dependemos, encerrándonos a todos en nuestras casas en lugar de cerrar las puertas aduanales, dejando de recibir extranjeros y nacionales que pudieron estar contagiados sin saberlo, al ingresar a nuestro país, pero además, una pandemia que tenía que viajar desde Chiapas hasta Tijuana, de Veracruz a La Paz, de Tamaulipas a Michoacán, en este tan extenso territorio.

Y durante 80 días nos quedamos confinados, cuando deciden romper el aislamiento social, ante la desesperación de aquellos que nos quedamos sin ingresos y sin medios para soportar la economía de nuestros hogares, de quiénes tienen empleados, quienes son sustento de la sociedad a la que pertenecen, vemos como tristemente se dispara el índice de contagios convirtiendo esto en una verdadera pandemia con record tristemente, por lo menos en Michoacán, donde en estas fechas, ya contamos con más de 5,000, contagiados, y muertos todos los días. Como si lo que teníamos por la delincuencia no fueran suficientes. Esto nos dice que las elecciones hechas por los operadores gubernamentales tuvieron una muy mala y deplorable planeación para abordar el plan para enfrentar esta contingencia.

Segundo. – Tenemos que reclamarles como instituciones, nos han fallado, puesto que no han implementado los medios para a través de los medios y avances tecnológicos que tenemos al alcance de nuestras manos, no han reanudado las actividades esenciales como son la protección de las víctimas, el ofrecerles un foro en el que con libertad puedan cuando se quejen con justicia, encuentren un tribunal que los escuche, lo ampare, y lo defienda contra el fuerte y el arbitrario. Es una deuda pública, que tiene con todos los ciudadanos tanto el poder judicial federal como cada uno de los 32 poderes judiciales de cada una de las entidades federadas, los que en este plazo de más de 80 días deberían estar informándonos como vamos a obtener justicia los mexicanos cuando nuestros derechos sean violentados, cuando las derechos que nos pertenecen no son pagados o cuando no podemos exigir el resarcimiento al que legalmente tenemos derecho, es entonces que puedo afirmar que, por lo menos, los distintos poderes judiciales nacionales, han creado un vacío legal, en todo nuestro país, sin justificación alguna, y con ello se han convertido en victimarios de todos los ciudadanos, traicionando su origen y la sangre de los valientes que con ella les dieron vida, como el Generalísimo Morelos, Ignacio L. Vallarta, Iturbide, Melchor Ocampo, J. Mujica, y otros tantos que tuvieron la firme convicción de que una de las partes más importantes del Estado para generar seguridad y paz social, es la conservación del Estado de Derecho. Y ellos nos han abandonado.

Es cuánto.

geraldo
Autor: Lic. Javier Geraldo Hurtado Ortiz
Abogado Postulante, de la Ciudad de Zamora, Michoacán, en las materias Penal, Familiar, Civil y Administrativa. Así como Juicio de Amparo.
Licenciado en Derecho con Cédula Profesional Número 9460171.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *