machado2

Etapas en el proceso penal acusatorio

Penal

ETAPA PRELIMINAR

La etapa preliminar o de investigación consiste en la labor del Ministerio Público para obtener los elementos que permitan sustentar su acusación. Es decir, tiene por objeto determinar si hay fundamento para iniciar un proceso penal, bajo la observancia de principios tales como el de legalidad y el de objetividad en las actuaciones del Ministerio Público.

Esta fase, y en suma todo el trámite del proceso penal común se inicia por las siguientes formas (1.-Por denuncia, 2.- Por querella, 3.- De oficio por el Ministerio Público).

Con relación a la denuncia o noticia criminal parte de que toda persona que tenga conocimiento de la comisión de hechos posiblemente constitutivos de delito perseguible de oficio, está obligada a denunciarlos de inmediato al Ministerio Público o a la policía, quien la recibirá y la comunicara sin demora al Ministerio Público más próximo.

Si de las resueltas de lo investigado, el Ministerio Público considera que debe intervenir el poder judicial, a fin que en  el curso del proceso penal dicte sentencia, y en principio de cuentas se acudirá ante un Juez de control mismo que de oficio o a solicitud de parte resolverá sobre la vinculación del imputado a proceso, fijara un plazo para el cierre de investigación tomando en cuenta la naturaleza de los hechos atribuidos y la complejidad de los mismos, sin que pueda ser mayor a 2 meses, en caso del que delito merezca una pena máxima que no exceda de dos años de prisión o hasta 6 meses si la pena excede de ese tiempo. Transcurrido el plazo para la investigación, el Ministerio Público deberá cerrarla.

Cerrada la investigación, el Ministerio Público dentro de los 10 días siguientes podrá:

  1. Solicitar sobreseimiento de la causa: Cuando de lo investigado obren datos que no acrediten la existencia d un hecho delictivo, se haya extinguido la acción punitiva, surja una ley posterior que suprima al tipo penal, se dé un desistimiento de la acción penal por parte del Ministerio Público, hayan transcurrido más de 6 meses de haber solicitado la orden de aprensión por parte del Ministerio Público y que esta le haya sido negada.
  2. Pedir la suspensión del proceso siempre y cuando se declare formalmente al imputado sustraído de la acción de la justicia, así como después de haber cometido el delito el imputado sufra trastorno mental de forma transitoria.
  3. Formule acusación misma que deberá presentarse por escrito en términos claros y precisos, y con ella dará inicio a la etapa intermedia.

El objeto primordial de la etapa de investigación es el esclarecimiento de los hechos contenidos en la denuncia o querella y determinar si existen antecedentes de investigación suficientes para iniciar el juicio en contra de quien resulte probable interviniente, siempre y cuando se obtenga datos de prueba suficientes, que en su caso le permitan al ministerio público sostener fundadamente la acusación y siempre con el respeto irrestricto al derecho a la defensa del imputado.[1]

Dicha etapa, estará a cargo del ministerio público, quien actuará con el auxilio de la policía.

En efecto, por disposición expresa del artículo 21 constitucional, la investigación del delito, compete al ministerio público y a las policías, al señalar en su primer párrafo: “la investigación de los delitos corresponde al ministerio público y a las policías, las cuales actuarán bajo la conducción y mando de aquel en el ejercicio de esta función”.

ETAPA INTERMEDIA

Presentada la acusación el Juez ordenara su notificación a las partes, en el mismo acuerdo se le citara a la audiencia intermedia.

La audiencia intermedia será dirigida por el Juez competente misma que se desarrollará de forma oral y durante su realización no se admitirá la presentación de escritos.

Al inicio de la audiencia el Juez señalara su objeto y concederá el uso de la palabra a cada parte para que exponga de manera sucinta la acusación, acusación coadyuvante o su contestación respectivamente

La presencia permanente del Juez, Ministerio Público, Defensor y del acusado durante la audiencia, constituye un requisito de su validez. La falta de comparecencia d Ministerio Público deberá ser subsanada de inmediato por el Juez quien lo hará del conocimiento del Procurador General de Justicia del Estado.

Si no comparece el defensor, el Juez declarara el abandono de la defensa, designara un defensor público al acusado y dispondrá la suspensión de la audiencia por un plazo razonable para que el nuevo defensor se instruya de los autos de acuerdo a las circunstancias del caso.

Por otro lado, si el acusado o su defensor no contestaron la acusación por escrito, el Juez les otorgará la oportunidad de hacerlo verbalmente. Asimismo, de estar presente la víctima u ofendido y no ser acusador coadyuvante se le concederá el uso de la palabra para que exponga lo que a su derecho convenga.

En otro tema cuando el Juez, de oficio o a petición de parte consideré que la acusación del Ministerio Público o la del acusador coadyuvante presenta vicios formales ordenara que sean subsanados, sin suspender la audiencia, si ello fuera posible; de no serlo el Juez señalará un plazo que no exceda de tres días para su continuación.

De no subsanarse la acusación en el plazo señalado por el Juez, se continuar con la secuela procesal, dándose vista al Procurador General de Justicia del Estado para efectos de la responsabilidad en que hubiera incurrido.

Por otro lado, si el acusado plantea excepciones al Juez este abrirá debate: de estimarlo pertinente podrá permitir durante la audiencia la presentación de pruebas que considere idóneas y resolverá de inmediato.

Durante la audiencia cada parte podrá formular las solicitudes, observaciones y planteamientos que estime relevantes con relación a las pruebas ofrecidas por las demás, para efectos de su inadmisión.

Igualmente, el Juez exhortará a la víctima u ofendido y al acusado a la conciliación de su interés en su caso resolverá lo procedente.

Así mismo durante la audiencia, las partes podrán solicitar en conjunto al Juez que de por acreditados ciertos hechos que no podrán ser discutidos en el juicio. En ese sentido el Juez podrá formular las proposiciones sobre el tema y si están de acuerdo se les tendrá por acreditados. El Juez indicará en el auto de apertura a juicio los hechos que tenga por acreditado a los cuales deberá tenérseles por acreditados durante la audiencia de juicio.

Finalmente, el Juez luego de examinar las pruebas ofrecidas y escuchar a las partes que comparezcan la audiencia, inadmitirá las que sean impertinentes y las que tengas por objeto acreditar hechos públicos y notorios. Si el Juez estima que la admisión en los términos en que las pruebas testimonial, documental y pericial, hayan sido propuestas producirá efectos dilatorios en la audiencia de juicio oral, dispondrá que la parte que las ofrece reduzca el número de peritos, testigos y documentos cuando mediante ellos dese acreditar los mismos hechos o circunstancias que no guarden hechos o pertinencias sustancial con la materia del juicio. Del mismo modo, el Juez inadmitirá las pruebas obtenidas por medios ilícitos. Las demás pruebas que se hayan ofrecido serán admitidas por el Juez al dictar la resolución de apertura de juicio.

Es por lo que, la etapa intermedia tiene como finalidad principal determinar el objeto del juicio oral y las pruebas que deberán desahogarse en la audiencia de juicio oral, que deberán ser admitidas por el Juez de Control.

ETAPA DE JUICIO ORAL

El juicio oral es la etapa de decisión de las cuestiones esenciales del proceso. En ese sentido, es la fase por la cual se desahogan las pruebas en audiencia pública, oral y contradictoria, a fin de que el juzgador se forme convicción de los hechos materia del proceso y la presunta responsabilidad del acusado.

El derecho a un juicio oral, es una garantía fundamental de toda persona a quien se le atribuye la comisión de un hecho señalado en la ley como delito; es el derecho a un juicio previo, oral y público ante un tribunal imparcial que decidirá acerca de su culpabilidad o inocencia respecto de la acusación formulada con base en la prueba producida durante la audiencia de debate de juicio oral.

Ese derecho a un juicio previo, deriva del principio de presunción de inocencia, el que favorece al imputado hasta que no se establezca legalmente su culpabilidad en una sentencia definitiva ejecutoriada.

Al dar inicio de la audiencia de juicio oral, el tribunal previamente constituido verificará:

  1. La asistencia de los intervinientes, es decir, del ministerio público, del órgano de la defensa, del acusado y del acusador coadyuvante en su caso.
  2. La asistencia de testigos, peritos e intérpretes que fueron citados a la audiencia de juicio oral, y ordenará que abandonen la sala.

Teniendo en consideración que lo primero, con lo que deberán contar la defensa y el ministerio público, es con una teoría del caso, misma que de acuerdo con Mauricio Rettig Espinoza:[2] la teoría del caso es aquella idea central, esencial y básica que adoptamos para plantearnos en un juicio y que da cuenta de nuestra teoría legal y de cada uno de los elementos que la conforman, utilizando para ello las pruebas veraces, creíbles y coherentes que disponemos para apoyar cada una de nuestras proposiciones fácticas. A partir de su versión de los hechos, el litigante debe englobar en un todo ordenado los detalles, las evidencias, los distintos elementos facticos que sirven a su teoría jurídica. La tarea del litigante es persuadir al tribunal con los mejores argumentos, los que deben ser presentados ordenada, coherente y claramente, en estricta correspondencia con la teoría del caso previamente definida.

De lo anterior, y una vez que haya sido elegida una teoría del caso se planteara en los llamados alegatos de apertura, de los cuales señala Andrés Baytelman y Mauricio Duce J.,[3] señalan:

Realizados los actos iniciales, el presidente del tribunal concederá la palabra al fiscal para que exponga la acusación, y al querellante, si lo hay, para que sostenga la suya, así como la demanda civil si la hubiere interpuesto. Realizadas las exposiciones, se concederá al acusado la posibilidad de tomar la palabra. Se trata de un derecho y el imputado puede o no ejercer, a voluntad. Haga uso de él o no, a continuación, el abogado defensor podrá hacer su propio alegato de apertura. Realizados los actos iniciales, entonces, cada parte tiene derecho a hacer un alegato de apertura. En ese alegato las partes presentarán al tribunal el caso que está a punto de conocer, señalando que es lo que la prueba demostrará y desde que punto de vista específico ella debe ser apreciada. A diferencia del alegato final, el alegato de apertura no pretende analizar el peso o la credibilidad de la prueba, pues está todavía no se ha presentado. El objeto de estos alegatos de apertura es otro: presentar al tribunal la teoría del caso de cada parte y hacer una cierta promesa acerca de que, hechos, en términos generales, quedarán acreditados a partir de la prueba. No debe pasarse por alto, que los alegatos de apertura resultan ser una promesa de lo que sucederá en el juicio, por ello, no es una audiencia de producción de prueba y se sugiere que las partes en sus respectivos alegatos, los realicen de manera sintética, porque se puede correr el riesgo de no demostrarlas proposiciones fácticas.


Autor: Lic. Eduardo Rodríguez Machado
Universidad Nacional Autónoma de México, Cédula Profesional: 6973735
Rodríguez & Gordillo
Corporativo Jurídico en Nezahualcóyotl, Estado de México y toda la República Mexicana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *